martes, 22 de octubre de 2013

LA ÉTICA DE ROBAR UNA BICI por Alberto Álvarez


Foto: Reddit

Foto:Reddit
“Gracias por el préstamo de la bici. Me ha ayudado un montón. Confío poder devolverte el favor y espero que no te haya causado muchos inconvenientes”. Hace un par de semanas me encontré esta foto en una red social americana. Por lo visto, un tipo al que le habían robado la bici dos días antes, se la encontró de vuelta donde fué robada, con esta nota y un billete de 2 dólares clavados con una chincheta en el sillín. Que te roben la bici, es una putada lo mires por donde lo mires. Es incluso peor que el detalle de dejar la nota con una chincheta en el sillín. Ladrón, la cinta adhesiva es mejor, no agujerea. Te lo digo para la próxima, chaval. El hecho es que robar está mal. Muy mal. Pero robar una bici no solo está mal, sino que no es ético. Y en esta vida, puedes ser un ladrón y robar a los bancos, porque el Gobierno se lo va a devolver todo, pero no se puede robar una bici. Robar a los bancos es ético. Robar una bici no, no es nada ético. Mal. Muy mal.
Hace un par de años, Casey Neistat (facebook.com/cneistat) uno de mis creativos favoritos, publicaba un video en el que hablaba de la ética a la hora de robar un bici. Para él, una bici candada con aspecto de que se usa cada día, es totalmente inmoral robarla. Al fin y al cabo es el medio de transporte de una persona y dejarle/la sin ella, es un acto de muy mala fe. Imaginaros la cara del tipo que colabora con el medio ambiente, pedalea para estar en forma, ahorra dinero y se encuentra con su candado roto y un vacío más grande que el que se hace en su corazón en ese mismo instante. Mal, muy mal. Sin embargo, el bueno de Casey, con su radial portátil argumentaba que robar una bici oxidada, con las ruedas dobladas, sin pedales, cables y casi irrecuperable, era ético. ¿Porqué?. Porque una bici que ya ‘no tiene’ dueño, es digna de volver a tener una segunda vida en manos de otro propietario. Robar, se había convertido en un gesto ético, en el que ganabas espacio en la ciudad y aportabas una bici más en movimiento y un hipotético coche menos. Etica del robo. Mal, muy mal. Ética de uso social. Bien, muy bien.
 
 (Pulsa para ver el vídeo)

El video, que se llamaba ‘La ética de robar una bici’, tuvo una segunda parte aún más radical el pasado mes de febrero. En un video realizado junto al periódico New York Times, en una sección de consejos y concienciación ciudadana, Casey robaba su propia fixie varias veces y explicaba métodos, herramientas, testigos y tiempo de ejecución. Serrar un candado; 6 minutos, 19 testigos. Retorcer un candado barato en frente de la comisaría con una uña de hierro de tamaño Toblerone de aeropuerto; 2 minutos, 6 testigos. Hacer que su amigo Melik corte con una cizalla una cadena enroscada a la bici; 4 minutos, 26 testigos. Cortar con la radial, si con una radial,  un enorme cierre en forma de U en pleno Union Square a la una de la tarde: más de 9 minutos, cientos de testigos y como colofón, una patrulla policial que le invita a que deje el ‘arma’ en el suelo. De este modo tan gráfico y después de explicar a los agentes el fin del auto-robo, cinco de los policías le confesaron que nunca habían detenido a un ladrón de bicis.

(Pulsa para ver el video)

Si, así de triste. Las bicis son vehículos de segunda división destinados a ser robados, independientemente de la moral del ladrón. A día de hoy, lo de la ética es muy bonito en el papel, pero muy poco práctico a la hora de evitar los robos. El ladrón que roba una bici, no solo roba un objeto, sino que roba una herramienta facilitadora de felicidad. Mira, que buena descripción me ha salido. Es como robar a un niño, a un cojo, o aun ciego. No es ético. Mal, muy mal. Pero, al igual que le pasaba a nuestro amigo Casey, la moral tiene un doble filo cuando vemos como miles de bicis envejecen en nuestros barrios, como si de barcos encallados se trataran. ¿Que hacemos en estos casos?. ¿Las robamos y las ponemos de nuevo en funcionamiento, siempre sin ánimo de lucro?. Sea como sea, con un fin ético o económico, un robo es un robo y si lo haces y te pillan te detienen. Poco creo que le importe al policia, que con ese trasto oxidado y mutilado vas a facilitar la vida de otra persona… ¿Facilitadora de felicidad?. Eso es una bici imbécil, calla y tira para comisaria…:)






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email